Cargando...
Blogger Draft | Edicion Entradas | Configuración | Diseño | Edición HTML | quickEdit OFF | quickEdit ON

20.2.11

Operación Luna (el falso viaje)

3
Operación Luna es un falso documental francés en el que se especula con la posibilidad de que el viaje del hombre a la Luna en el Apollo 11 fue un engaño orquestado por el presidente Nixon con la colaboración del director de cine Stanley Kubrick.

En el documental intervienen Donald Rumsfeld, Henry Kissinger, el entonces director de la CIA Richard Helms, Buzz Aldrin y la viuda de Kubrick. Es una muestra de cómo puede conseguirse un producto que parece convincente, montando una trama conspiratoria editando entrevistas y sacando respuestas de contexto para hacer un nuevo hilo argumental.


Algunas de las intervenciones son interpretaciones, como puede verse en las tomas falsas al final del documental (algo que poca gente se ha detenido a ver). Pero si buscas en Internet comprobarás que muchas personas se han tragado este bulo y lo han dado por cierto.

Como dice la viuda de Kubrick al final del vídeo: “ha sido muy divertido”.

Lista de reproducción del vídeo:
http://www.youtube.com/view_play_list?p=D951C39BCAD37CCE
En Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Luna

Vía: La mentira estä ahi afuera
Leer más »

Disco Elevator

2
Después de seis meses de descanso o vacaciones de Internet, la Red, los Blogs, etc, vuelvo, y para romper el hielo, re-empiezo con un poco de humor, con un vídeo que siempre me sacará una sonrisa. no... una risa o risotada, carcajada. En fin, Rémi Gaillard en estado puro:


Rémi Gaillard es un humorista francés. Se convirtió en el centro de atención de los medios de comunicación del país después de protagonizar diversas bromas a modo de sketch y difundidas por internet, como por ejemplo la aparición fraudulenta como futbolista durante la final de la Copa de Francia de 2002, tomando parte en las celebraciones y saludando al presidente Jacques Chirac.
Leer más »

2.8.10

¿Qué es el zodíaco en realidad?

0

El zodíaco es una franja en el cielo, situada a a cada lado de la eclíptica (la línea o el camino por donde vemos pasar al Sol todos los días).

El ancho del zodíaco (esos 6º de cada lado de la eclíptica) no es una medida azarosa, sino que determina la máxima latitud celeste que alcanza la Luna.

El zodíaco está dividido en 12 signos de 30º, que empiezan en 0º de Aries, el equinoccio de marzo. El cuarto signo, Cáncer, empieza a 90º de distancia del principio del zodíaco. Cuando el Sol alcanza ese punto, ha llegado al solsticio de junio. Del mismo modo, cuando el Sol entra en Capricornio, marca el solsticio de diciembre.

Pero, ¿qué función cumple el zodíaco? El zodíaco es, simplemente, un medio para medir el movimiento del Sol a lo largo del año. Originalmente, los signos del zodíaco se identificaron con las imágenes asociadas a las constelaciones que hay en esa franja de la esfera celeste.

Sin embargo, es importante que distingamos estos 12 signos iguales (funciones del ciclo orbital terrestre-solar) de las constelaciones formadas por las estrellas fijas, cuyas formas son de tamaños irregulares, y de las cuales proceden los nombres y simbolismos asociados a los signos mencionados.

En los últimos siglos antes de nuestra era, el punto equinoccial de marzo estaba situado en los límites de las constelaciones de Aries y Piscis. Los 30º del signo de Aries coincidían más o menos con las estrellas fijas de la constelación de Aries. Sin embargo, el esquema está sometido a una variación pequeña pero acumulativa que recibe el nombre de precesión.

La precesión es producida por la lenta rotación del eje polar de la Tierra alrededor del polo eclíptico (como un giroscopio) a lo largo de 28.868 años. Así, cada año, cuando el Sol vuelve a 0º de Aries, su posición relativa a las estrellas de fondo se habrá desplazado unos 50” de arco, lo que suma 1º en 72 años.

Esto significa, para la astrología que se basa en la lectura del zodíaco como una variable que influye sobre el comportamiento humano o la predestinación, que los signos zodiacales que supuestamente pertenecen a cada persona a partir de su fecha de nacimiento, no son los correctos. Una persona a la que la astrología le adjudica el signo de Escorpio por haber nacido entre el 23 Octubre y el 21 Noviembre, en realidad nació durante el apogeo del signo de Libra, y así sucesivamente.

Y tú... ¿Qué signo del zodíaco eres?

Fuentes: Bruce McClure: Signs & Constellations of the Zodiac, 2004 / Stellarium / Cornelius, G.: Manual de los cielos y sus mitos, Blume, 1998

Vía: EspacioCiencia

Leer más »

20.7.10

Alardear de ignorar la ciencia

0

Se ha convertido casi en un comentario cliché, que nadie hoy en día alardea de ser un ignorante en literatura, pero es aceptable socialmente alardear de ignorar la ciencia y afirmar orgulloso que se es un incompetente en matemáticas.    -Richard Dawkins-

Imagen: http://gmobuelna.wordpress.com/

Visto en Cerebros no lavados

Leer más »

11.6.10

Graban en vídeo a los duendes y elfos de las tormentas

1

Un equipo de investigadores españoles ha grabado por primera vez en Europa a alta velocidad a los duendes y elfos de las tormentas, unos fenómenos eléctricos fugaces y luminosos que se producen en las capas altas de la atmósfera. El análisis de las observaciones se ha publicado en el Journal of Geophysical Research.

Imagen: Choque de dos duendes durante una tormenta. Crédito:Montanyà et al.

“Por primera vez en Europa hemos podido detectar mediante vídeo de alta velocidad la ocurrencia de unos fenómenos luminosos transitorios en la alta atmósfera: los denominados duendes o sprites (con forma de zanahoria o columna) y los elfos o elves (con forma de anillo)”, destaca a SINC Joan Montanyà, coautor del trabajo e investigador del Departamento de Energía Eléctrica de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Los resultados se publican en el Journal of Geophysical Research y reflejan que hay menos elfos en las tormentas que se forman sobre tierra que en las del mar, donde supuestamente las corrientes eléctricas son más energéticas, sobre todo en invierno. En algunas grabaciones aparecen a la vez elfos y duendes indicando la severidad de los rayos sobre el mar en tormentas invernales.

Los científicos también observaron la interacción de dos duendes. Contra el primero chocó y rebotó una de las ramificaciones del segundo, un suceso que da pistas sobre su dinámica y estructura eléctrica. Los duendes suelen surgir durante unos 40 milisegundos a 20 ó 30 kilómetros de la localización del rayo.

“Todos estos fenómenos están relacionados con las tormentas, especialmente las invernales, pero solo aparecen en sistemas convectivos de mesoescala (usualmente en grandes frentes) en los que se producen rayos de mucha energía o corrientes eléctricas extremas”, explica Montanyà.

Como es difícil grabarlos in situ durante las tormentas, los investigadores colocaron en tierra una cámara de vídeo de alta velocidad con un intensificador de imagen. Con ella registraron de forma remota (a una distancia de entre 400 y 1.000 kilómetros) una tormenta invernal en el Mediterráneo Occidental, desde la costa española a la italiana.

La física de las descargas eléctricas

“Gracias a las observaciones no solo se capturan imágenes de estos eventos de corta duración, sino que además se puede estudiar la estructura y la dinámica de estas descargas eléctricas tan singulares”, comenta Montanyà.

“Conocer la física que se esconde detrás de los rayos y los eventos asociados nos ayudará a protegernos mejor”, apunta el científico, quien destaca la importancia de la investigación sobre duendes y elfos para entender mejor otros fenómenos, como los rayos gamma de origen terrestre (TGF, Terrestrial Gamma-ray Flash), que también se desarrollan sobre las tormentas eléctricas.

De hecho, el objetivo de la futura misión ASIM (Atmosphere-Space Interactions Monitor) de la Agencia Espacial Europea (ESA) es monitorizar estos fenómenos mediante la colocación de un instrumento externo en la Estación Espacial Internacional. El lanzamiento está previsto para el año 2013.

* CONCEPTOS:

Los duendes son descargas eléctricas con forma de zanahoria o columna vertical que se producen en la mesosfera (situada a una altura de entre 50 y 85 km). A menudo aparecen con un sombrero luminoso encima denominado “halo”.

Los elfos son anillos que se expanden y propagan horizontalmente a la velocidad de la luz por la base de la ionosfera (85-700 km). Existe también un tercer grupo, los jets, unos rayos azulados que pueden conectar eléctricamente la cima de las nubes con la base de la ionosfera.

Vídeo de la noticia.

Audios de la noticia: 1, 2 y 3.

--------------------------

Referencia bibliográfica:

“High-speed intensified video recordings of sprites and elves over the western Mediterranean Sea during winter thunderstorms”. Journal of Geophysical Research 115: A00E18-8 PP, abril de 2010. Doi:10.1029/2009JA014508.

Fuente: SINC

Leer más »

30.4.10

Usun Yoon dijo...

0

¡Puto mar! Nos das gambas pero te llevaste a Cousteau.

Usun Yoon

Leer más »

14.4.10

Ciencia vs Religión

0

 

Cuando publicas algo como que no somos el centro del universo, ¿Qué lugar ocupa la Tierra? ¿Cómo comenzó todo? ¿Qué es nuestro Sistema Solar? ¿Cómo nace un planeta? ¿Cómo evoluciona una estrella? ¿Cómo acabará todo? que tiene un curro de la piiiiiiiiiiostia, aunque todo el mérito proviene de fuentes como El Cielo del Mes o Astroseti, te arriesgas a tener cierto tipo de comentarios como éste en tu blog. En realidad esto ocurre cada vez que hablas de ciencia (no siempre pero si muy a menudo).

No voy a repetir el comentario pues me parece suficiente con el enlace, aunque me hace gracia el "Dios dice, dice y dice" y la firmante no dice nada más que: Lee la biblia. Pero si voy a repetir la entrada de Astro Noticias que da respuestas a las preguntas anteriores:

¿Dónde estamos?

Nuestro pequeño planeta, inmerso en el espacio, que gira alrededor de una estrella común, se encuentra en el brazo (brazo de Orión) de una enorme galaxia espiral, la Vía Láctea, una más de las innumerables que se encuentran distribuidas por el universo. Cerca de la Tierra se encuentran otros planetas, planetas enanos, satélites, asteroides y cometas, todos ellos orbitando nuestro Sol, atrapados por su potente fuerza de atracción gravitatoria, formando lo que llamamos el Sistema Solar.

Alrededor de nuestro sistema estelar, a millones de años luz de distancia, se encuentran millones y millones de estrellas de todo tipo, enanas, supergigantes, agujeros negros, púlsares, estrellas múltiples ...; hay lugares donde nacen las estrellas y otros donde quedan los restos de las muertes de otras, como las nebulosas; y existen lugares donde parecen congregarse las estrellas, como los cúmulos. Todo este impresionante conjunto forma nuestra galaxia, la Vía Láctea. Se piensa que nuestra galaxia puede albergar unos 100.000 millones de estrellas.

La Vía Láctea se encuentra en un grupo de galaxias, el llamado Grupo Local, formado por unas 30 galaxias, divididas en 3 grandes grupos, uno por cada galaxia masiva del grupo:

- El Sistema de Andrómeda, que lo integran la propia Andrómeda (M31), M32, M110, NGC 147, NGC 185, Andrómeda I, Andrómeda II, Andrómeda III y Andrómeda IV.

- El Sistema de la Vía Láctea, integrado por la Vía Láctea, Enana de Sagitario, Gran Nube de Magallanes, Pequeña Nube de Magallanes, Enana de Ursa Minor, Enana de Draco, Enana de Carina, Enana de Sextans, Enana de Sculptor, Enana de Formas, Leo I, Leo II y Enana de Tucana.

- El Sistema del Triángulo, integrado por M33 y Enana de Piscis.

A su vez, este cúmulo de galaxias, queda integrado dentro del Supercúmulo de Virgo, el cual está formado por unos 10 grupos o cúmulos de galaxias. Se estima que pueden existir unos 10 millones de supercúmulos en el universo.

¿Cómo comenzó?

Se cree que todo comenzó hace unos 13.700 millones de años (actualizado pues la entrada es de 2007), cuando todo el material del universo se encontraba concentrado en un solo punto. Las investigaciones indican que hubo una gran explosión, el llamado Big Bang, y desató el inicio de la formación del universo. En los primeros instantes de la explosión el universo se convierte en una inmensa bola de fuego que aumenta de tamaño a muchísima velocidad y con una temperatura de miles de millones de grados.

Aproximadamente un minuto después de la explosión, el universo se ha convertido en un enorme reactor termonuclear y se comienzan a formar los primeros núcleos de helio a partir de los de hidrógeno. Es necesario que transcurran miles de años para que la temperatura descienda lo suficiente para que se puedan formar los átomos, es entonces cuando la materia comienza a agruparse por la fuerza de la gravedad y surgen las primeras estrellas. Se necesitarán aún miles de millones de años para que, gracias a la formación de inmensas nubes de gas, compuestas primordialmente de hidrógeno y helio, y por su propia gravitación, comiencen a aparecer las primeras galaxias.

No se conoce la forma exacta del mecanismo de la formación de una estrella, pero de alguna manera el gas se empieza a aglutinar en diferentes puntos bajo el efecto de su propia gravedad, formando nubes cada vez más densas. Un núcleo denso, que podría ser unas 60 veces mayor que el sol, la protoestrella, empieza a formase rodeado por un halo de gas.

Debido al aumento de presión, cada vez mayor, y tras unos 50.000 años, el centro de la protoestrella se vuelve tan caliente que da principio la combustión nuclear y se inicia la transformación de átomos de hidrógeno en átomos de helio. Ha nacido una estrella.

La fuerza de expansión de la energía liberada en esta transformación contrarresta la fuerza de la gravedad de la estrella, lo que impide que se colapse totalmente y se estabilice. Al cabo de unos 10 millones de años se acaba el hidrógeno del núcleo. Al no existir una fuerza que contrarreste a la gravedad, éste se contrae y calienta aún más. Al mismo tiempo, el hidrógeno restante, en una corteza exterior, continúa fusionándose y se convierte en helio; la estrella se expande hasta llegar a ser una gigante roja. El núcleo se calienta al grado de poder convertir, por fusión, el helio en carbono. En fusiones sucesivas, el carbono da origen a elementos mas pesados, hasta llegar al hierro. Al llegar a éste ya no se genera más energía por fusión nuclear, y la parte media de la estrella se desintegra en forma catastrófica por efecto de su propia gravedad. El colapso libera energía hacia las partes exteriores y origina la explosión mas violenta que se conoce en el universo: la supernova.

Después de la explosión, la supernova despide ondas de choque y nubes de gas. A partir de este gas se forma una nueva generación de estrellas, enriquecidas con elementos creados en las fusiones de la vieja estrella y elementos mas pesados creados en la tremenda explosión, y en el caso el Sol, de planetas en los que puede evolucionar la vida. Así, cada átomo de nuestro mundo se fusionó en el núcleo incandescente de una estrella gigante, que al explotar esparció los elementos necesarios para la formación de estrellas y planetas. Fue la primera generación de estrellas, estrellas gigantes, las cuales han desaparecido casi en su totalidad, y vivimos gracias a su legado. No todas las estrellas de la primera generación fueron así, pero estas son las que hicieron posible la creación de los planetas y de nosotros mismos.

De la supernova solo sobrevive el núcleo, de una extraordinaria densidad y de pocos kilómetros de diámetro. La enorme presión generada logra triturar absolutamente todo hasta convertirlo en neutrones, los que se concentran y compactan. Ha nacido una estrella de neutrones, la cual gira hasta 30 veces por segundo y emite señales de radio que se concentran en los polos magnéticos. Al barrer el espacio como el haz de la luz de un faro, los radioastrónomos captan esas señales en forma de pulsaciones, por ello, en su descubrimiento se los llamó púlsares.

Si la masa inicial es de 50 veces la del Sol, en vez de convertirse en una supernova, la inmensa fuerza de la gravedad hará que la estrella implosione sin remedio hasta convertirla en un agujero negro, donde ni siquiera la luz es capaz de escapar al intenso campo gravitatorio y donde el espacio y el tiempo se funden y contraen.

Nuestro sistema

Durante la formación de una estrella como el Sol, los fragmentos de una nube de gas llegan a tardar un millón de años en contraerse hasta el tamaño del sistema solar. A medida que la nube se compacta, la liberación de energía gravitacional calienta el núcleo, el cual comienza a resplandecer. Un millón de años después de la condensación de la nube original, el Sol medía la mitad de su diámetro actual y su brillantez era de una vez y media la de la actual. En su núcleo se inician las reacciones termonucleares. La rotación obtenida al contraerse, aplanó la nube original y la cambió a un disco plano. El polvo y el gas del disco se aglutinaron en la periferia hasta formar protoplanetas.

30 millones de años después, el Sol alcanzó un estado semejante al que tiene ahora. Se inicia la transformación de hidrógeno en helio. Los protoplanetas crecieron lo suficiente para lograr atraer casi todas las partículas circundantes y convertirse así en planetas. El sistema se estabiliza y transcurren unos 4.600 millones de años así.

El hidrógeno de nuestra estrella se consumirá en unos 4.000 millones de años más. En ese momento, la combustión del hidrógeno se extenderá a las capas exteriores, las cuales se expandirán, como una gigante roja, absorbiendo en ese proceso a todos los planetas interiores. El helio que quedaba en el núcleo también se agotará, haciendo que el núcleo se contraiga y se caliente más, aunque no lo suficiente como para quemar elementos mas pesados. Las capas superiores del hidrógeno sin quemar se expandirán y formarán una nebulosa planetaria, y las capas inferiores darán lugar a una estrella enana blanca. Con el tiempo, la enana blanca se enfriará hasta convertirse en una enana negra, fría y densa, que no irradiará energía y será invisible.

Nacimiento de un planeta

De una forma similar a las estrellas se forman los planetas, pues se forman a partir de las mismas nubes de gas y polvo, con la diferencia de que se trata de objetos en los que no se desarrollan procesos de fusión nuclear. El comienzo de su creación parte de los discos de gas y polvo que se han observado alrededor de algunas estrellas recién formadas, discos en los que las partículas se atraen unas a otras y se fusionan en objetos que cada vez tienen un mayor tamaño. Con el incremento de masa, se aumenta cada vez más rápidamente su fuerza de atracción sobre los objetos circundantes, terminando por "limpiar" la vecindad de su órbita.

En nuestro sistema contamos con ocho planetas, cuatro de tipo telúrico o rocosos (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte) y otros cuatro de tipo joviano, esencialmente gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno).

Desde el año 1955, cuando se descubrió el primer planeta extrasolar (exoplaneta) orbitando la estrella 51 Pegasi b, la cifra ha ascendido a mas de 300 planetas, que en su mayoría corresponden con planetas gigantescos del tipo joviano y en algunos casos corresponden con sistemas planetarios múltiples (mas de un planeta orbitando una misma estrella, siendo el primer sistema múltiple detectado el de Upsilom Andromedae), aunque esto es normal, pues son los más fáciles de detectar con los medios técnicos disponibles. El planeta con una masa mas parecida a nuestra Tierra es OGLE-2005-BLG-390L b, orbitando a una estrella en la constelación de Sagitario, con unas 5,5 veces la masa de la Tierra.

¿Cómo evolucionan las estrellas?

Como será una estrella y su final depende casi en exclusiva de la masa que tenía la nube de gas que se compactó para crearla. Si la nube original no tuviera la masa suficiente para iniciar procesos termonucleares del hidrógeno, se parecerían mas a un planeta gaseoso como Júpiter. A estas estrellas se las denomina enanas marrones. Objetos con una masa inferior a 80 veces la masa de Júpiter exhiben este comportamiento.

Si la masa inicial está por debajo de 0,5 veces la del Sol, solo conseguirán quemar el hidrógeno, convirtiéndose en enanas blancas de helio, con una vida en torno a los 50.000 millones de años. Son los objetos más longevos del universo.

Si la masa está entre 0,5 y 10 veces la del Sol, al agotar el hidrógeno serán capaces de calentarse lo suficiente como para iniciar la combustión del helio, acabando sus días como enanas blancas de carbono y oxígeno; y formando una nebulosa planetaria. Es el caso de nuestra estrella.

Si la masa es superior a 11 veces la del Sol, evolucionan a través de todas las fases de combustión hasta llegar al hierro y agotar así toda la energía potencial nuclear de que disponen. El final de estas estrellas será el inmenso estallido de una supernova, dejando como remanente una estrella de neutrones.

Mas allá de las 50 masas solares, la gravedad es tan excesiva que no hay nada que pueda contrarrestar el colapso total de la estrella, convirtiéndose en un agujero negro.

¿Como acabará?

Desde el gran estallido original, Big Bang, el universo se sigue expandiendo, y las últimas mediciones indican que cada vez lo hace a mayor velocidad. Al mismo tiempo, toda la materia del universo se atrae la una a la otra por efecto de la gravedad. Esta fuerza podría ser capaz de detener la expansión, incluso de invertirla, todo dependerá de la cantidad de materia que exista, y esta es la gran incógnita, pues solo somos capaces de ver aproximadamente el 1% del total. El 99% restante la materia se cree que está ubicada en los inmensos halos que rodean a las galaxias, pero no la podemos ver ni medir, a esta materia es a la que se denomina materia oscura.

Dependiendo de la cantidad de materia total se vierten dos hipótesis:

La primera se basa en que la masa total existente no será suficiente para detener la expansión, abocando al universo a una expansión infinita, en la que las estrellas terminarán por consumir el total del combustible disponible y se terminarán apagando. Se trata de un universo oscuro, frío y yelmo. Se trata del Big Rip o Gran Desgarramiento, en la que la gravedad se llega a hacer tan débil que primero los sistemas solares perderían su cohesión, se difuminarían las estrellas y los planetas y al final terminarían destruyéndose los átomos, llegando el fin del tiempo, el cual se ha estimado en unos 35.000 millones de años.

La segunda es todo lo contrario. Si la masa disponible en el universo es suficiente para detener la expansión e invertirla, donde el universo volvería a comprimirse hasta colapsarse en una singularidad dentro de unos 20.000 millones de años, se trata del Big Crunch o la Gran Implosión. Este colapso podría volver a originar un nuevo Big Bang.

-------------------------------------------------------------

Si os ha parecido interesante, bien. Si no, también.

Y ahora me voy a dormir...

Leer más »

3.4.10

Caminando Entre Monstruos: La vida antes de los Dinosaurios

0
De la mano de los productores ejecutivos Adam Kemp y Tim Haines, responsables de los premiados documentales Caminando con dinosaurios y Caminado entre las bestias, llega esta nueva entrega, que muestra la historia de la vida en la Tierra antes de los grandes saurios y de que los mamíferos comenzaran a dominar el Planeta.

El documental está compuesto por varios vídeos de menor duración, los cuales se ejecutarán de forma automática y en el orden correcto hasta su conclusión.

http://www.youtube.com/view_play_list?p=721290AE6936E972

Con el asesoramiento de más de 600 científicos y la tecnología de animación más avanzada, este documental, co-producido por la BBC y Discovery Channel, revive con asombroso realismo, a las maravillosas y, a la vez, terribles criaturas que habitaron la Tierra a lo largo de más de trescientos millones de años.

Seis meses de preparación, búsqueda de localizaciones y rodaje y otro año de posproducción en el Reino Unido fueron necesarios para recrear el mundo en el que se desenvolvían las criaturas de Caminando entre monstruos, una época de la historia de la Tierra en la que la evolución puso en ella criaturas y plantas tan extraordinarias que nadie creería que se encontraba en este planeta.

Los fondos marinos de Tenerife con su roca volcánica pelada -grabados por las cámaras submarinas de Mike Pitts y Peter Thorn, ganadores del Emmy por sus trabajos Planeta azul y La vida privada de las plantas-, son el paisaje en el que se mueven estos monstruos, en los que el documental se introduce literalmente para mostrar quién proporcionó a los seres humanos su primer miembro, el corazón e, incluso, el cerebro, concluyendo una reconstrucción épica de la vida prehistórica en la Tierra.

Caminando con monstruos es parte de una serie de documentales que también incluyen:

Leer más »
 

Comentarios recientes

Ultimas entradas

Ir Arriba